CAYO PEKO, EL LOCO DEL FUSIL

Está acusado de un intento de homicidio el 4 de febrero de 2020 a medianoche.

Según su parte de detención, un motociclista, Ariel Hernan Neves, se desplazaba por la calle Irala, y al llegar a la intersección con Ricardo Rojas, en Quilmes Oeste, se le colocó a la par otra moto con dos jóvenes; el acompañante sin cruzar palabras, realizó varios disparos con una pistola de grueso calibre sobre Neves, que cayó con impactos en tórax y cráneo. Arribaron móviles policiales y una ambulancia trasladó al herido al Hospital de Quilmes, donde se logró salvar su vida.

El ataque sería un posible ajuste de cuentas narco, por una deuda impaga. La víctima, que posee un frondoso prontuario, se encuentra privado de la libertad en una unidad del Servicio Penitenciario.

En el hospital, el herido indicó a los policías que el autor del ataque sería Leonardo Gabriel Almirón, alias Peko o El loco del fusil; manifestó que lo había amenazado de muerte en reiteradas ocasiones y que se trataría de un sujeto peligroso que solía portar armas de grueso calibre.

Días después, la Policía local realizó dos allanamientos sobre domicilios vinculados a Peko en esta ciudad, pero el criminal ya se había fugado, se desconocía su paradero hasta estos días, teniendo un pedido de captura desde el 16 de diciembre de 2020 a solicitud del Juzgado de Garantías 2 del Departamento Judicial de Quilmes a cargo del Dr. Martín Nolfi. A requerimiento de la Unidad FuncionaI de Instrucción y Juicio 6 a cargo de la Dra. Mariana Curra Zamaniego, detectives de la División Homicidios de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina fueron convocados para establecer su paradero.

Tras meses de investigación los pesquisas establecieron que el mismo publicaba su imagen en redes portando armas de guerra como un fusil automático liviano (FAL) calibre 7.62 x 51, una escopeta tipo Ithaca calibre 12.70 y un revolver calibre 357 Magnun.

Lograron establecer que se encontraría oculto en un domicilio en cercanías de la calle 394 de Quilmes Oeste, por lo que luego de varios días de vigilancia, lograron interceptarlo y trasladarlo a la Comisaría 9ª.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *