LETRADA VENDIA DROGA EN SU CASA

(CIQ) Trabajaba en una Fiscalía de Varela, donde festejaron la condena, indignados no sólo por su engaño sino porque siguió cobrando el 40 por ciento del sueldo mientras estuvo apartada por este proceso ya que estaba de licencia por maternidad; «encima, se casó con el imputado (a pesar de que dijo ignorar las actividades de él); menos mal que nadie le creyó», celebraron.

La condena en juicio

(5Días) En la tarde del miércoles 27, tras cassi una hora de deliberación, doce vecinos de la zona resolvieron que una funcionaria judicial que estaba siendo juzgada en un Juicio por Jurados en los Tribunales penales de Quilmes por tenencia de drogas en su casa, era “culpable”.

La semana próxima se conocerá la pena para la funcionaria judicial, Luciana Gisela D’Angelo (43 años), quien había llegado a juicio en libertad, acusada junto a su concubino -ya condenado en un juicio abreviado- de tenencia y comercialización de drogas en la vivienda que compartían en Quilmes Oeste, sobre la calle Joaquín V. González en el barrio El Dorado.

La jueza del Tribunal Oral en lo Criminal 1, María Cecilia Maffei, fijará una audiencia en la que se resolverá qué pena le corresponde a la abogada que se desempeñaba como auxiliar letrada en el departamento judicial quilmeño con asiento en Varela.

La fiscal de Juicio, María de los Angeles Attarian Mena, había pedido a los vecinos que declaren “culpable” a D’Angelo, por tenencia de drogas agravada por ser funcionaria pública.

Durante los alegatos de las partes, la fiscal recordó a los miembros del Jurado los 16 frascos de vidrio enormes que se encontraron con marihuana dentro de los ambientes de la casa que la imputada compartía con su pareja y la droga que la Policía halló, entre otros sitios, en un mueble, una lámpara, en el extractor de la cocina, en el lavarropas y en el cambiador del bebé. “Había balanzas”, dijo la fiscal para añadir que “había muchas drogas y no era para consumo, era para vender. Ella no puede desconocer todo esto”, subrayó.

D’Angelo, había llegado a juicio en libertad y sólo había permanecido unas horas demorada cuando se realizó el procedimiento policial en su casa el 12 de septiembre de 2019. Hoy, frente a los doce vecinos de la zona que integraron el Jurado, sostuvo: “Soy inocente. Nunca estuve en posesión de ningún tipo de drogas. A mí me la estaban ocultando. No soy una criminal”.

El defensor oficial Roberto Rosales le había solicitado al Jurado la absolución de su defendida. “El conocimiento no es participación. No es autora. No es partícipe”, expresó el defensor al tiempo que en varios tramos de su alegato señaló que la imputada “tiene tres hijos y tiene que seguir trabajando”.

Luego del veredicto de los Jurados, que se concretó alrededor de las cuatro de la tarde, la jueza Maffei realizará la semana próxima una nueva audiencia de la que participarán la fiscal Attarian Mena y el defensor Rosales, donde se resolverá la pena que pesará sobre la abogada y funcionaria judicial Luciana D’Angelo.

La cobertura previa

(5días) La funcionaria judicial, que llega a juicio en libertad, fue detenida hace cuatro años junto a su pareja que ya fue condenado en un juicio abreviado. La resolución del Juicio por Jurados se conocerá el miércoles.

Con la selección de los Jurados, se dio por iniciado el Juicio por Jurados en los Tribunales penales de Quilmes, en el que doce vecinos decidirán si es “culpable” o “no culpable” de tenencia y comercialización de drogas en su casa de Quilmes Oeste.

Luciana D’Angelo, que deberá responder por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por su calidad de funcionaria pública” siguió la elección de los integrantes del Jurado, desde su asiento en la sala de audiencias acompañada por el defensor oficial Roberto Rosales

A primera hora, la jueza del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1, María Cecilia Maffei, dio inicio a la audiencia en la que se seleccionaron los integrantes del Jurado, quienes a partir de hoy escucharán a los testigos convocados por la Fiscalía y la defensa.

La jueza Maffei recibió a los vecinos que habían sido convocados mediante sorteo para cumplir con la carga pública de integrar un Jurado. Les consultó si tenían algún impedimento, ya fuera de salud o alguna otra cuestión que pudiera comprometer su presencia en el juicio. Los vecinos citados, debieron llenar un cuestionario en papel que fue confeccionado por la Fiscalía y la Defensa; y a continuación, la fiscal de Juicio Attarian Mena y el defensor Rosales, realizaron rondas de consulta con los notificados para ser jurados, mediante preguntas verbales.

La fiscal Attarian Mena informó a los potenciales jurados de que su deber era presentar las pruebas y les remarcó que luego ellos deberían tomar una decisión “ni por bronca ni por lástima”.

El defensor Rosales se empeñó en conocer si los probables integrantes del Jurado conocían “el principio de inocencia” y si en caso de existir “dudas” no tendrían reparos en “la absolución” de la persona acusada. “El voto es individual. No son influenciables. La decisión es personal”, los desafió. La insistencia del defensor oficial se explica en que para que en un Juicio por Jurados haya una condena, se necesita que diez de los doce estén de acuerdo; y en los casos de condena a perpetua es necesario unanimidad.

Una vez cerradas las consultas, las partes rechazaron a los vecinos que a su entender no garantizaban la imparcialidad en el juicio, y manteniendo la paridad entre mujeres y hombres, se nombró a doce titulares y seis suplentes.

Hoy, los Jurados escucharán los alegatos de apertura de la fiscal, del defensor y comenzarán a presentarse los testigos. Mañana, darán un veredicto de “culpable” o “no culpable”.

El caso

(5Días) Se decidirá si una abogada que se desempeñaba como auxiliar letrada en el departamento judicial quilmeño con asiento en Varela, es “culpable” o “no culpable” de tenencia y comercialización de drogas.

A cargo de la acusación que pesa sobre la funcionaria pública del Ministerio Público Fiscal del departamento judicial Quilmes, Luciana Gisela D’Angelo (43 años), se encuentra la fiscal de Juicio, María de los Angeles Attarian Mena.

La defensa deberá convencer a doce vecinos de la zona de Quilmes, Berazategui y Varela, de que D’Angelo desconocía lo que hacía su pareja y que era ajena a la actividad.

El marido de D’Angelo, Matías Emiliano Furingo, renunció al Juicio por Jurados y solicitó un juicio abreviado en el que ya fue condenado.

El 12 de septiembre de 2019, la Policía allanó la vivienda sobre la calle Joaquín V. González, en el barrio El Dorado de Quilmes Oeste, domicilio que Furingo compartía con D’Angelo, quien se desempeñaba como auxiliar letrada en la Fiscalía de Instrucción y Juicio 7 de Varela.

La casa había sido denunciada como un sitio donde se vendían, preparaban y dosificaban estupefacientes. Allí, la Policía habría encontrado marihuana, cocaína, morfina, codeína, opio y heroína, para comercializar al menudeo.

La auxiliar letrada D’Angelo, hacía poco que había tenido un bebé, por lo que nunca fue a prisión por el hecho. Ahora, pasados cuatro años, a partir de hoy, deberá enfrentar a un Jurado integrado por vecinos que determinarán si es culpable o no de los delitos que pesan sobre ella: “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por su calidad de funcionaria pública”.

La acusada pretenderá convencer a los integrantes del Jurado de que desconocía las actividades de su pareja y lograr así una pena menor o incluso la absolución. En un Juicio por Jurados, para que haya condena, se necesita que diez de los doce miembros del Jurado estén de acuerdo; y en los casos de condena a prisión perpetua es necesaria unanimidad.

A primera hora de hoy, el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Quilmes, recibirá al centenar de vecinos que fueron convocados para desempeñarse como Jurados. Primero se realizará la selección de doce jurados titulares y seis suplentes, y luego comenzarán a escucharse los testimonios de las partes. El Juicio por Jurados continuará el martes; el miércoles se conocerá el veredicto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *