COPA ARGENTINA: QAC, EN UNA DISPUTA DE PODER

Compartir

Luego de que el partido de Quilmes ante Rosario Central por copa Argentina fuera programado ayer por la organización del certamen, hoy la AFA lo suspendió. Iba a jugarse en cancha de Belgrano, de Córdoba, el martes a las 18:05. El motivo es el pedido del club rosarino para poner a punto su equipo ante el arribo de Carlos Tévez como integrante del cuerpo técnico flamante de la institución de Arroyito. Así de insólito como suena, el cotejo quedó sin fecha de disputa.

Tévez no es director técnico (una profesión colegiada), por lo que no podrá firmar la planilla como tal sino como aguatero o ayudante de campo. Sin embargo, asumió sus funciones ayer en Rosario Central y ahí aclaró: «vamos a ir al predio de AFA a hacer una minipretemporada porque el equipo está uno o dos escalones abajo en lo físico». Al mismo momento, la organización de la Copa confirmó el horario del encuentro: 18:05 en el estadio de Belgrano.

Ante el anuncio oficial, Quilmes anunció la venta de pasajes y entradas a partir de hoy para el encuentro. Durante la jornada se vendieron tickets en Guido y General Paz. Sin embargo, alrededor de las 19, a pedido del presidente de la AFA, Claudio Tapia, se le comunicó al club decano que el partido iba a suspenderse sin fecha.

Los entretelones

Carlos Tévez es un delfín político de los expresidentes de Boca, Daniel Angelici y Mauricio Macri, a quienes les cuesta reinsertarse en el círculo de poder del fútbol argentino debido a la resistencia por el resto de la directiva argentina al manejo empresarial que tienen para con los clubes. Por su lado, el exfutbolista es propietario del 10% de las acciones de Sideli S.A., una empresa creada para el negocio de los parques eólicos durante la presidencia en la Nación de Macri. Además, la relación Angelici-Tapia (que si bien fue presidente de Barracas Central es hincha de Boca Juniors) es muy aceitada.

El desembarco de Tévez en Rosario Central viene con el visto bueno del principal representante de futbolistas y directores técnicos del país, Cristian Bragarnik. El andar del equipo en la Liga Profesional empezó mal: un triunfo, un empate y dos caídas. La directiva canalla intenta cambiar la imagen del equipo y el descontento de sus hinchas. Tévez nunca jugó ni tuvo vínculo con Rosario Central. Sin embargo, en redes digitales sortea una campera con su firma.

Desde el punto de vista del negocio del fútbol, es muy redituable que Tévez enfrente al Boca Juniors de Juan Román Riquelme y el berazateguense Jorge Amor Ameal, directivos actuales del xeneize y rivales políticos de Angelici y Macri; y que le gane, claro. Para eso, debe sortear dos fases en la Copa Argentina y Boca, una. AFA le acaba de posponer el partido para poner al equipo a punto en un predio también prestado por la casa mayor del fútbol, donde ningún otro equipo realiza pretemporada y se entrena la Selección Nacional. Por eso la necesidad de lo que podría llamarse poder real (TV y poder político nacional) motivó la posposición del cotejo.

Desde el punto de vista cervecero, casi nada hay para hacer. Por un lado, quien suspendió el partido es el ente organizador, así que no hay nadie a quien protestar de manera formal. Por otro, el principal acreedor del Concurso Preventivo de Acreedores que paga Quilmes mes a mes es la AFA.

En la web de la Copa aun no se anunció la suspensión del partido.

Cómo queda Quilmes

Este viernes, el Cervecero abre la fecha ante Gimnasia y Esgrima (Mendoza) a las 20. El cotejo había sido programado para el sábado a las 18 por la TV pero se adelantó debido al encuentro de Copa. Como los mendocinos están poco más de 24 horas en Buenos Aires, no se puede volver a programar en otro horario.

El plantel que dirige Gastón Coyette tiene dos lesionados claves. Entre los más importantes, el arquero Roberto Ramírez está fuera de la lista de convocados, lo mismo que el delantero Federico González. A Quilmes y desde el punto de vista deportivo, no le cayó tan mal la suspensión del partido ante los canallas.

El club Quilmes avisó que se canceló la venta de pasajes y entradas. En otro orden de cosas, varios medios de comunicación independientes de la ciudad perdieron el dinero de sus pasajes en los que volaban hacia Córdoba el martes por la mañana. Por su parte, la empresa organizadora de la Copa también ha perdido alrededor de dos millones de pesos entre hotelería para árbitros y planteles, pasajes de avión para Quilmes y de micro para Rosario Central, entre otras cosas.

En la web oficial de la Copa, aun está programado el cotejo y no hubo comunicación en sus redes digitales de la suspensión.

Desde Rosario apuntan a que el cotejo se juegue a fines de julio. Por aquellas semanas, el 21, Rosario Central juega el clásico con Newell’s en un resultado que podría deparar novedades importantes para el presente de los auriazules.

La comunicación oficial del QAC motivó bronca entre sus asociados.

La revista de Despos.

Una respuesta a “COPA ARGENTINA: QAC, EN UNA DISPUTA DE PODER”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *