FUTBOL: MURIO DANTE FERNANDEZ, DEL QAC

Compartir

(Por Guido PappacenaIndios Quilmes)

Se te va a enojar el Pirulo Cáceres” (ex delantero cervecero, integrante del plantel de la temporada 1994/95). Quien lo dijo nunca supo que con esa advertencia me daba el puntapié inicial de este breve homenaje. Si algo rescato de ser hincha de Quilmes es que los ídolos siempre fueron del más acá;. Del barro. De esos que pueden convivir con la dualidad de ser amado por miles y poder caminar por la peatonal Rivadavia como si fuesen uno de nosotros. Porque al fin de cuentas, son uno de nosotros.

Hace unos días, Dante Fernández firmó contrato con el cielo por tiempo indeterminado. Logró meterse en la memoria colectiva y emotiva del hincha a base de lo más hermoso que tiene el fútbol: el gol. 29 tantos en 41 partidos es una marca messiana. Estadísticas que para el periodismo deportivo de los noventa no sonaban irrisorias pero que hoy están casi extinguidas en nuestro fútbol.

Dante Fernández fue el nueve de nuestra Holanda del 74, porque el Quilmes que armó Humberto Zuccarelli para la temporada 1993/94 ganaba, gustaba y goleaba. Pero cuando la película promediaba, la novia nos dejó plantados en el altar y se escapó en el primer tren hacia Jujuy.

Luego el tiempo sanó la herida y logró poner las cosas en su lugar.

Dante Fernández nos dio por aquellos años las emociones efímeras que mantienen viva la ilusión entre semana. Siempre se recordará, por citar tan sólo algunos ejemplos, su gol a Morón en cancha de Racing, el testazo para abrir el marcador ante los jujeños en casa o su último tanto anotado ante Instituto en el arco de Guido cuando remontar un 0-3 en un torneo reducido era imposible.

Jugó una sola temporada en Quilmes y fue el máximo artillero de ese campeonato. Sin saberlo, fue el último goleador de Guido y Sarmiento, cuando el tablón le abría el paso al cemento. Pirulo Cáceres sabe entender por qué Dante Fernández está primero.

¡Hasta siempre, goleador!