QUILMES COMO ESCENARIO DEL CINE

Esta ciudad prestó su vasta geografía muchas veces para imágenes que se plasmaron en películas, algunas muy conocidas y premiadas.

Para ver la primera parte haga click aquí.

La extensa conexión del Río de la Plata con la ciudad, única en la provincia, hizo que producciones cinematográficas repararan no sólo en la poesía del río, también en sus calles arboladas o sus casonas antiguas, de gran riqueza visual.

El cine sonoro se inició en el país con la legendaria película Tango, en 1933.

Ille Pirovano

A cuatro años, en 1937, Quilmes fue anfitriona del equipo del director Lisandro de la Tea, con Los locos del cuarto piso, que mostraba un pueblo con empedrado, casas bajas, muchas calles de tierra, en blanco y negro, con guión de Manuel Collazo. Fue interpretada por María Ester Gamas y la italiana Ilde Pirovano.

En La casa de los millones, comedia de Luis Bayón Herrera, con Luis Sandrini y Olinda Bozan, se ven imágenes de lo que es la actual Área de Material Quilmes, conocida como ex IMPA, que era entonces el Sindicato Cóndor. El guión lleva a los personajes a sobrevolar Quilmes en una avioneta, antes de estrellarse.

Homero Carpena, marplatense que eligió Quilmes para vivir.

En 1954, se filmó Soy del tiempo de Gardel, de Homero Cárpena, nacido en Mar del Plata, pero que desarrolló su vida familiar y profesional en Quilmes. Maruja Gil Quesada y Pedro Quartucci dieron vida a personajes en una academia de tango de las típicas pueblerinas del ‘900.

En 1954 se gestó Días de odio, drama dirigido por Leopoldo Torre Nilsson (foto de apertura), que se filmó en la casona de la Estancia de Salas del Carril, construcción de los tiempos de Rosas, en Av. La Plata y 12 de Octubre. Con guión basado en la pluma de Jorge Luis Borges de su cuento Emma Zunz, un policial incluido en El Aleph, con una narrativa no usual en Borges. La protagonizaron Elisa Galve y Duilio Marzio, con producción de Armando Bo, nacido en Bernal.

Bo también estrenó, en 1959, la célebre Sabaleros, en la que su musa Isabel Sarli protagonizaba una escena en la Costa, casi en el límite con Berazategui, en la que era atacada por Alba Mujica: Una historia de amores y odios entre pescadores, con guión basado en cuento del paraguayo Augusto Roa Bastos, premio Cervantes.

Adiós, muchachos, dirigida por Bo en blanco y negro, a mediados de los ’50, sobre escenarios locales, contó con música de Julio Sanders, pianista nacido en Quilmes.


Espacio publicitario

3 Respuestas a “QUILMES COMO ESCENARIO DEL CINE”

  1. Excelente info que no tenía idea, si sabía que muchos buenos artistas son de Quilmes y en cuanto a geografía para elegir Quilmes como escenario por su Belleza de calles ARBOLADAS y casonas antiguas, ya casi no queda Nada de todo eso lamentablemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *